Whatsapp 03878-568540

DESAPARICIONES INEXPLICABLES CASOS CARRIZO Y MOLINA

DESAPARICIONES INEXPLICABLES CASOS CARRIZO Y MOLINA

” No quería alborotar el avispero en los primeros tramos de la investigación. Gente desaparecida no es lo mismo que gente muerta…”

Monstruos perfectos    Miguel Molfino

En la corta historia de la humanidad, los registros más modernos hablan de unos 100.000 años (hasta 300.000 por unos fósiles en Marruecos), nuestros antepasados primates ingresaban del áfrica a europa en oleadas, ya en dos patas y con características de la especie homo a la que pertenecemos. De los homínidos los sapiens quedábamos, los demás, simplemente desaparecían, andá a saber si comidos por los tigres dientes de sable o por alguna peste. Hasta el siglo XXI fue común que las personas migraran y nunca más se volviera a tener noticias. Un día no estaban más. Se evaporaban en una guerra lejana o en una cochinchina incierta buscando un mejor porvenir. Con la evolución de los medios de comunicarnos, con la tecnología, la posibilidad de desaparecer por arte de magia se redujo a casos aislados. No hablamos de los desaparecidos a la fuerza de las dictaduras políticas, ni de los accidentes de los que no se recuperan los cadáveres, sino de esfumarse, de perderse, de evaporarse sin explicación. Y sin que ninguno de tu familia reciba tarde o temprano un mensaje, una carta, una foto, un comentario del otro lado del mundo que ahí andas extraviado y loco como una cabra. ¡Algo!.

Los que desaparecen no se mueren, los tuyos, sin un relato, sin un cuerpo que enterrar, viven la angustia interminable de no saber si esperarte, si empezar a llorarte o si empezar a olvidarte.

En la región, en estos años, hubo varios casos.

Carrizo con su hijo, un sobrino y el yerno

El 28 de Octubre del 2007, un día antes de la elecciones que ganaría Lara Gros para la intendencia, don Felix Oscar Carrizo, vecino del pasaje Uspallata del barrio Patrón Costas de 72 años, salía de su casa, avisando a la hija con quien vivía, que ya volvía. Fue lo último que supieron de él. En la casa quedaron sus documentos, su ropa, lo que quedaba de su viejo taller de electrónica que puso cuando se jubiló de tres décadas en el Ingenio, pero don Felix nunca jamás regresó. Hasta el día de hoy. Sin que se sepa absolutamente nada de su derrotero ni de su destino a pesar que sus siete hijos revolvieron cielo y tierra para saberlo. Rastrillaron el canal grande del río Blanco a Colonia Z, empapelaron la ciudad con su cara, lo buscaron con la Policía en el monte, en la casa de una minita que le hacía unos pesos al viejito, en Catamarca, en Tinogasta, de donde era oriundo, y no encontraron ni un solo vestigio de su humanidad como si nunca hubiera existido. Desesperados vieron brujos y adivinos y uno arriesgó ver que dos tipos lo llevaban en una camioneta. Fue todo. A once años Oscar (56) nos cuenta de su papá desaparecido.

La hipótesis del suicidio se descartó. Era un hombre con problemitas de columna que no le impedían caminar largo y bien. Al respecto siempre repetía “yo no soy cagón…los cagones se matan yo enfrento la vida”. Tomaba, aceptan los suyos, y eso era lo único que podía perderlo. No tenía deterioro mental. Un misterio lo de don Felix.

El pasado Domingo 1 de Julio el “Atuco” Atanasio Molina de 64 años, trabajador ya jubilado de la planta potabilizadora de Aguas de Salta que vivía solo en las 52 viviendas, se despidió pasadas las seis de la tarde de lo de su hijo Marcelo (37) en Alvarado y Los Andes, frente a la feria, para irse a su casa. Habían visto a la selección perder en el Mundial esa tarde. Lo siguieron con la mirada hasta la San Martín y lo vieron dar la vuelta. Nunca más sabrían de él, como si se lo tragara la tierra. A las 52 no llegó. La señora que lo ayudaba no lo vió el Lunes, ni el Martes, ni el Miércoles, al cuarto día pusieron la denuncia. Un antecedente demoró el aviso a la Policía. El 26 de Junio estuvo ausente también unos días hasta que en un puesto de Prosegur del Ingenio lo rescataron desorientado. Allí le sacaron la foto que aparece en los carteles de búsqueda. Solía olvidar que ya no trabajaba y encaraba para la planta. Sufría un incipiente cuadro senil.
Igual que los Carrizo no hubo rincón en tierra y agua de la zona que no hayan repasado, de la entrada de gendarmería hasta el río Blanco levantaron las alfombras de cañas y los follajes de los montes con el mismo resultado negativo. Igual en el canal buscando si no estaba atorado en las compuertas. En la hipótesis que se hubiera caído.

“Allá en la casa de un amigo” decía don Atanasio para explicar donde había estado. Parece que era un amigo imaginario. Marcelo, igual que Oscar, piensa que a su papá lo levantaron y lo llevaron lejos. No pierde las esperanzas.


Por estas horas los operativos de búsqueda en Salta y Jujuy se centran en el mochilero Francés Mathieu Martin del cual no se tienen rastros ni comunicaciones desde el 8 de Agosto. Policía, militares, gendarmería, montañistas, con helicópteros y 22 perros piensan que ha desaparecido en la franja Tilcara, Iruya y Aguas Blancas. ¿Seremos parte de un triángulo de las Bermudas o algo así?. En el siglo de la comunicación parecen imposibles estos misterios.

Publicación anterior
CAE EL CARAIPOYO REJUNADO LADRÓN COLONENSE
Publicación siguiente
CHACO VIOLENTO CUITAS DE TIERRAS EN YACARÉ MOTO
Atrás

Widget Support

COMPARTIR

DESAPARICIONES INEXPLICABLES CASOS CARRIZO Y MOLINA