Whatsapp 03878-568540

“ABUELA GOLPEADA POR LA HIJA EN SALTA” HACE AÑOS SU MARIDO, EL PADRE DE LA HIJA, INTENTABA MATARLA EN YRIGOYEN

“ABUELA GOLPEADA POR LA HIJA EN SALTA” HACE AÑOS SU MARIDO, EL PADRE DE LA HIJA, INTENTABA MATARLA EN YRIGOYEN

“¿Porqué la vida está construida con tanta crueldad?, que un minuto antes de que un hombre feliz mate a un niño, todavía es feliz y un minuto antes que una mujer grite de horror, puede cerrar los ojos y soñar con el ancho mar…”
Matar a un niño  Stig Dagerman

En todos los diarios del país apareció estos días su cara de abuela magullada, victima, relató, de una golpiza de la hija docente en Salta. ¡Pero esa es la Damiana Timotea! dijimos, recordando las notas que publicamos hace nueve años cuando el marido la quiso matar de un escopetazo en Yrigoyen. En aquel momento su hijo hacía causa común con el padre y ella con su hija Graciela. Esa relación, dicen los actuales acontecimientos, se rompió a propósito del acercamiento con el padre que en Enero del 2018 cumplió la condena por haber intentado matarla, “el criminal” lo llama.

Extracto Fuera de la Ley 272 Enero 2010
“ME MANDÉ UNA MACANA…¡ME HAGO CARGO!” dijo Francisco Javier Diaz de 70 años llegada la Policía a su casa de Belgrano al 100 en el barrio San Cayetano pasadas las dos de la tarde. Todavía le temblaban las manos de apretar el gatillo de su escopeta del 16 contra un hombre que acababan de llevar al hospital con media cara volada.

Era Juan Cabrera de 33 años, un changarín contratado por Damiana Timotea, la esposa de Diaz, para hacer limpieza. La mujer tiene 63. Vive en Salta y viene cada tanto. Su marido aduce que la sorprendió besándose con el chango, treinta años menor. Perdió los estribos. Dice más, que ella siempre lo provoca llevando jóvenes amantes a la casa.

Extracto Fuera de la Ley 273 Enero 2010
Damiana Timotea Diaz es una señora mayor. Sesenta y tres años carga y un sobrepeso que ha menguado sus miembros complicándole los desplazamientos. Pensar que en Yrigoyen fue una de las primeras en salir a vender verdura en carrito. Lleva cuarenta y cinco años de casada con el “gringo” Francisco Diaz (70), ex capataz jubilado del Ingenio. Tienen una hija y un hijo. La primera vive en Salta con dos hijitas discapacitadas, una, cieguita, que es su pasión de abuela. Por eso prácticamente está instalada allá. Viaja para ver la casa que no se venga abajo. El 31 de Diciembre desembarca a pasar año nuevo. Sin imaginar lo que va a vivir dos días después.
Hace unos años su compañero se ha vuelto violento. La cosa no es por celos, impensable a esa altura de sus vidas, SINO POR LA CASA. Ponerla a nombre de la nietita ciega ha disparado un conflicto familiar de herencia que enfrenta al padre y al hijo contra la madre y la hija.

Su versión del desastre del escopetazo contra el changarín que contrató para limpiar el cuarto donde pensaba traer unos días a las nietas es la de una equivocación por mala puntería. EL BLANCO ERA ELLA QUE ESTABA DE ESPALDAS Y LA LIGÓ EL MUCHACHO.
Asegura que su marido le gritó al errarle “¡Hija de mil putas!” y volvió a cargar la 16. Trató de escapar pero le fallaron las piernas. Cayó. Y si no está muerta fue porque un vecino le quitó el arma un segundo antes que le disparara en la cabeza.

Extracto Fuera de la Ley 325 Agosto 2012
A mediados de mes concluyó el Juicio del “Gringo” Francisco Javier Diaz. Tres delitos le reprochaban. En perjuicio del trabajador Juan Daniel Cabrera de las 62 hectáreas, homicidio calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa. En contra de su mujer Timotea, homicidio calificado por el vínculo y por el arma, también tentado.
Si algo estaba claro es que la justificación del acusado respecto a una relación sentimental entre su virtual ex mujer, que vivía en Salta y venía de vez en cuando, y el changuero treinta años menor, era una mentira.

Cabrera

La defensa del abuelo se basaba en que solo había querido asustarlos convencido que Cabrera era el amante de su señora. Dijo que con la puntería que tiene con una sola bala los mataba a los dos si es que hubiera querido. Nadie le creyó.
El tribunal falló condenando a ocho años de prisión efectiva al anciano. Los cumplirá a los 82 años y, seguramente, por su edad, en un domicilio de Salta donde pasó la preventiva. Cabrera, por su parte, no recibió ningún resarcimiento por la pérdida de su globo ocular y sigue trabajando de changas.

Publicación anterior
EL DÍA DEL INICIO DE LOS CORSOS MOTOPIRATA CON MATRACA 22 INTENTA ASALTO EN LA 50
Publicación siguiente
DENUNCIADO POR SU HIJA ENJUICIAN ABUELO DE PICHANAL POR VIOLAR NIETITO DE 3 AÑOS
Atrás

Widget Support

COMPARTIR

“ABUELA GOLPEADA POR LA HIJA EN SALTA” HACE AÑOS SU MARIDO, EL PADRE DE LA HIJA, INTENTABA MATARLA EN YRIGOYEN